jueves, 27 de septiembre de 2012


CONCEPTOS BÁSICOS
Travesti

El travestismo o travestismo es una identidad transgénero en la que una persona de determinado género biológico utiliza la vestimenta socialmente asignada al género opuesto (cross-dressing o crossdressing). El travestismo puede implicar un deseo transexual del individuo en que desea que se le reconozca como una persona del género opuesto en la que su identidad de género es discordante a su género biológico. El travestismo puede presentarse en personas de diferentes orientaciones sexuales y por diversos motivos como la infiltración, las representaciones dramáticas, el entretenimiento, el transformismo, la adaptación social y como fetichismo.


La bisexualidad 

es la orientación mediante la cual la persona consigue satisfacción sexual y emocional con miembros de ambos sexos. La bisexualidad es una orientación permanente, si bien el relacionarse con ambos sexos puede estar limitado a un periodo en particular. Tanto los hombres como las mujeres pueden ser bisexuales.
Muchos sexólogos aceptan hoy día la bisexualidad como una orientación tan genuina como la heterosexualidad y la homosexualidad. Los bisexuales no son personas cuya orientación primordial sea la homosexualidad pero que tienen alguna actividad heterosexual; tampoco son personas con orientación heterosexual pero que tienen alguna actividad homosexual. Dicho esto, es importante reconocer que hay pocos estudios científicos sobre bisexualidad y que las descripciones de bisexualidad se basan mucho en generalizaciones y aproximaciones.

Homosexualidad
La palabra homosexual proviene del griego HOMO que significa mismo, es decir, una persona que gusta de personas de su mismo sexo. Se puede decir que la homosexualidad es una fuerte atracción preferencial hacia personas del mismo sexo, se les llama homosexuales a las personas que gustan de compartir sus cuerpos en lo sexual y tal vez en lo sentimental con personas de su mismo sexo. 
El sustantivo gay se refiere a personas homosexuales de ambos sexos, aunque generalmente se usa hablando de un hombre homosexual. La principal diferencia entre estas dos palabras es que "gay" es un término neutro o positivo, importado del inglés y elegido originalmente por la comunidad gay para referirse a sí mismos. 
Algunos conceptos relacionados con la homosexualidad, y que no deben confundirse, son el transformismo, el travestismo y la transexualidad, ya que no es lo mismo una persona homosexual, que una que no se siente identificada con su sexo. 
Varios estudios sostienen que la homosexualidad ha existido desde el principio de la humanidad, en todas las razas, en ambos sexos, en cualquier nivel social. Prácticas homosexuales se han confirmado entre algunos ejemplares de especies animales, incluyendo algunas de primates superiores. 
Aunque hoy se emplea de forma generalizada, la existencia del calificativo homosexual en sí mismo, aplicado a personas, es objeto de contestación desde diferentes puntos ideológicos. Las corrientes integristas niegan la existencia de personas homosexuales pero admiten la de prácticas homosexuales; otras niegan que la orientación sexual de una persona la defina en modo alguno. 


Lesbianismo 
Foto de dos mujeres de espaldas, por debajo de los hombros, vestidas de forma casual, llevando cascos de motocicleta y tomadas de la mano.
Es el término empleado en español para hacer referencia a la homosexualidad femenina. La palabra lesbiana se utiliza para hacer referencia a una mujer homosexual, es decir, una mujer que se identifica a sí misma, o a la que otros caracterizan, por sentir atracción física y emocional hacia otras mujeres y que no siente atracción por el sexo opuesto.
A finales del siglo XIX los sexólogos publicaron sus observaciones sobre el deseo y conducta hacia personas del mismo sexo y distinguieron a las lesbianas en la cultura occidental como una entidad distintiva. Desde entonces los historiadores han reexaminado las relaciones entre las mujeres y cuestionan qué es lo que hace que una mujer o una relación puedan calificarse de lesbianas. El resultado de este debate ha introducido tres componentes a la hora de identificar a las lesbianas: conducta sexual, deseo sexual, o identidad sexual.
Las mujeres que se consideran ser lesbianas o sentir atracción por personas de su mismo sexo, aclaman que es algo totalmente natural para ellas, que lo han sentido desde que están pequeñas, pero el miedo hacia la discriminación de la sociedad les hace difícil aceptarlo pues creen que están mal, por eso muchas mujeres parecen ser heterosexuales cuando en realidad son lesbianas de nacimiento. Muchos psicólogos alrededor del mundo dicen que es algo completamente natural ser homosexual y/o heterosexual, como ejemplo se cita que hay más de 1500 especies animales en el mundo en donde existe comportamiento homosexual y dicha actitud animal es obra de la naturaleza misma.
Varios psicólogos ayudan a los homosexuales a aceptarse a ellos mismos sin tener miedo a la discriminación de la sociedad y son un motor fundamental en el psique homosexual. También cabe mencionar la contraparte en la que también hay psicólogos radicales que omiten los hechos naturales y aclaman que es algo antinatural y antimoral. La homosexualidad femenina existe en muchas culturas a lo largo de la historia, no ha sido hasta recientemente cuando la palabra lesbiana ha comenzado a describir a un grupo de mujeres. El término lesbiana fue aceptado en la década de 1970 con la influencia de la segunda ola del feminismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada